Carlos Zanón - Poesía: Banco de sangre
Banco de sangre
Editorial Espasa Calpe
Formato: rústica
Fecha publicación: 24/01/2017

Banco de sangre dice algo y su contrario. Como la sordidez y la ternura que su autor encontró al ver las imágenes captadas por la fotógrafa Nan Goldin para su libro The ballad of sexual dependency y que sirvieron de primera inspiración para poemas, personajes y situaciones.

Poemas de la soledad y la búsqueda, lugares cercanos y extraños, habitaciones, almacenes, ventanas desde las que ver aviones y, al mismo tiempo, tu reflejo en lavabos azules. Televisores encendidos en estancias donde las máscaras se colocan sobre animales heridos. Una espiritualidad buscada y no encontrada en el último templo posible, el cuerpo, los sentimientos.

  • [+] Poemas Seleccionados
  • TODO TU MIEDO

    Mete todo tu miedo, todo,
    absolutamente todo ese miedo
    en una bolsa de plástico
    y respira de él, de madrugada.
    Ese miedo que te revienta el pecho, las arterias,
    los dedos de la mano.
    No voy a engañarte:
    no conseguirás mucho
    pero al amanecer,
    si cierras rápido y bien la bolsa,
    te darás cuenta mientras acaricias
    el lomo del dragón frío
    que no había tanto peligro
    como miedo en tu corazón.

     

    PROVOCAR AL MAL

    Provoco al mal para sacarlo de su escondite.

    Introduzco la mano en la madriguera
    hasta notar la mordedura, la serpiente.

    El mal es una tarjeta de paypal,
    un padre atado a la cama de un hospital
    mientras su mujer llora el abandono
    en Casa Usher antaño Disneylandia.

    El mal es no haberte equivocado en nada,
    y comprar tus propios regalos por navidad.
    Ser decente, patriota, trabajador,
    bandera, esquema, detector de metales.

    Provoco al mal para sacarlo de mi corazón.

    Introducir la mano en la madriguera
    hasta notar que tu brazo es la serpiente.

     

    BRIAN WITH HIS HEAD IN HIS HANDS
    Mérida, México, 1982

    Llegaste tarde,
    llegaste borracha,
    llegaste caliente y yo
    un osario en donde antes hubo un nido.
    A medio vestir,
    compongo una estampa
    para la foto,
    para que marches corriendo
    hacia tu otra madriguera
    porque ésta ya apesta a animal despellejado,
    a mierda a medio limpiar,
    a huevos de dinosaurio,
    al sudor ebrio de alguien que llega tarde.