Taxi
Editorial Salamandra
1a Edición, octubre 2017

«Tenemos que hablar», le dice Lola a su marido durante el desayuno. Él le responde que lo harán por la noche, cuando acabe su jornada en el taxi. Sandino es un hombre melancólico, que duda en regresar a casa porque teme que Lola, harta de sus infidelidades, lo deje. No está muy seguro de si desea que eso suceda, como tampoco sabe si le gusta ser taxista, si es capaz de querer a alguien o si todo consiste en seguir rodando y chocando, como una bola en una mesa de billar llamada Barcelona.

Durante siete días y sus seis noches, Sandino recorre las calles y los barrios como un muñeco roto que huye de sí mismo, un depredador que deambula sin rumbo fijo, de sitio en sitio, a criterio siempre del cliente, del tedio o de la ocasión de cauterizar la herida de la forma más carnal. Y mientras dura su particular odisea, en su mente se mezclan y entrelazan las historias de pasajeros, amigos y enemigos, una maraña de recuerdos y fantasmas del pasado que dibujan un mapa existencial de su vida, de la vida de la ciudad y de los personajes que la habitan. Tal vez así, en su fuga hacia la nada, Sandino logre liberarse de sus ataduras, de sus amores espurios y del entorno que lo atenaza para llegar a algún lugar en el que nunca ha estado.

La fuerza narrativa, el ritmo hipnótico imbuido de ecos musicales y el profudo calado psicológico de Taxi suponen un salto cualitativo en la obra de Carlos Zanón. Los avatares de Sandino configuran un personaje inigualable que permanecerá en la memoria de quienes degustan la buena literatura.

'Sandino, el taxista melancólico y hambriento de amor que busca y huye por Barcelona al ritmo de The Clash, es uno de los personajes más formidables de la literatura reciente. Taxi, novela llena de realidad, dolor y poesía, tan amarga como luminosa, es la prueba de madurez de Carlos Zanón.'

(Isaac Rosa)

'Carlos Zanón ha desarrollado una forma de contar historias y crear personajes que lo distingue entre muchos otros autores. El ritmo de su prosa cuidada late en cada oración, golpea, sacude. En Taxi, Zanón concibe una historia humana, brillante y oscura a la vez, donde habitan personajes inolvidables, hombres y mujeres descorazonados que luchan hasta su último aliento para demostrar y demostrarse que, tal vez, la vida es algo mejor que lo que fue hasta ahora.'

(Claudia Piñeiro)

'Esta es la historia de Sandino, un taxista insomne y sin esperanzas, fanático de The Clash. Mujeriego, leal y melancólico, recorre Barcelona y cada pasajero es un jirón de la ciudad: intensa, desolada, hermosa, insoportable. Y hay más en este libro triste y divertido, imposible de abandonar una vez abierto: las cenizas de una abuela gótica, un dinero que cae en las manos equivocadas, amores furtivos, taxistas matones y el abismo entre pobres y ricos, entre los que pueden perderlo todo y los que ya no tienen que perder.'

(Mariana Enríquez)

'Con una madurez que a sus 51 años se ha ganado a fuerza de trabajo y gracias a no dejarse llevar por un brutal talento, Zanón ha dado vida a la búsqueda del sentido que llene de modo definitivo la existencia. Delicada y salvaje, no hay ni una concesión a lo obvio o a lo fácil. Sencillamente elegante.'

(Paula Arenas, 20 minutos)

'Le sobran recursos (...) Hubo quien consideró que "Yo fui Johnny Thunders" era dificilmente superable. Pocas páginas más tarde de montar en su taxi conducido por un tipo apodado Sandino -exacto, homenaje al famoso álbum triple a precio especial- todo salta por los aires. (...) Posiblemente lo mejor que ha escrito jamás, y eso es mucho decir.'

(Alfred Crespo, Ruta 66)

'Que Carlos Zanón es una de las mejores cosas que le ha pasado a la literatura de estos lares en los últimos años, es algo que ya dejó de ser un secreto'

(Carlos Prieto, El Confidencial)

'He aquí la novela más dolorosa de Zanón, tan arrebatadoramente poética que, por momentos, es puro (y necesario) ensimismamiento existencial -o de la enumeración como arma de destrucción masivo-sentimental- la más personal, la mejor, porque en ella da definitiva rienda suelta a su ardiente apasión por el ser (demasiado) humano'

(Laura Fernández, El Cultural)

'Taxi es -también- una recreación generacional con una virtud poco frecuente: su autenticidad. Un retrato familiar donde lo entrañable, e incluso lo cómico, no suaviza una áspera lectura política. (...) Es probable que esta novela sea su novela más ambiciosa; también la más emocionante'

(Carlos Pardo, Babelia