Carlos Zanón - Fauna Zanón: ¿Y a mí qué me importa?
La Vanguardia - 06.11.2018
¿Y a mí qué me importa?

La autoficción literaria sigue en boga. Libros en los que el autor es el personaje principal y uno de los pactos con el lector es que éste valore la sinceridad de lo que lee. No se trata de una simple autobiografía porque la autoficción explica e interpreta lo que fue pero también lo que pudo haber sido. El valor de lo literario también está en que lo que leemos sea valiente, atroz, épico y transformador. Al igual que otros grandes inventos como el tomate frito o la radiactividad, la autoficción puede ser un desastre para el género humano. Cuando el autor es bueno, bendita autoficción, pero en caso contrario tenemos a todos los pequeños grandes egos de todos los pequeños grandes escritores narrando las pequeñas grandes cosas que le han sucedido y suceden como si fueran de importancia vital para el resto de la humanidad. Un crítico y poeta mayúsculo, T.S. Eliot, dijo que la función del poeta era explicar qué pasa y no qué me pasa. Enseñanza a la que los malos escritores de autoficción hacen el mismo caso que los jóvenes a los anuncios antidroga.