Carlos Zanón - Fauna Zanón: Venecia con él
La Vanguardia - Lugares donde me dejaron - 25.07.2021
Venecia con él

Es imposible que no lo hayas oído” me decía Anna. “No lo he oído. Te lo juro”. “No te creo: es imposible. No dejaba de maullar”. En realidad, sí que lo había estado escuchando. Luego, me adormilé. O fingí estarlo. Nos habíamos colado sin querer en aquel vaporetto, y Anna, se fue a un extremo, en la parte de atrás, con el cementerio de San Michele, alejándose, hundiéndose y flotando, detrás nuestro. Allí -Isola dei Morti o delle Tombe- reposa un montón de gente famosa y un buen puñado de muertos apellidados Zanón. Mi abuelo era de por aquí y mi apellido es una derivación de algo parecido a criado. Yo nunca conocí a mi abuelo. Tampoco mi padre. Y mi abuela se inventó a mi abuelo toda la vida. Le cambiaba el nombre y la profesión y, a veces, estaba muerto y otras, vivo. Pero nada de eso importaba en aquellos momentos. Yo amaba a Anna, de un modo desesperado, y estábamos en Venecia. Anoche nos discutimos y no quise escuchar los maullidos. Simplemente eso.