Carlos Zanón - Fauna Zanón: Vacaciones de uno mismo
La Vanguardia - 04.12.2016
Vacaciones de uno mismo

Hay una aventura divertidísima de Astérix en la que el protagonista no es él sino su leal amigo. Se titula Obélix y compañía. Obélix se enfada con Astérix y decide convertirse en empresario emprendedor vendiendo menhires a los romanos. Es parte de un plan y Obélix cae en la trampa. Los menhires son llevados por él mismo al campamento romano. Al principio, la nueva Guardia Romana lo recibe con temor y todo tipo de estrategias de defensa. Pero a medida que Obélix, periódicamente, trae la mercancía, la Guardia se relaja y ver al galo acaba siendo una rutina. Algo así pasa ya con los Barça-Madrid.

Personalmente me electrocuté con la temporada en que Mourinho y Guardiola se enfrentaron tantas veces que los jugadores de ambos equipos se dejaban las llaves de sus respectivas casas por si llegaba uno antes que otro. Me saturé de emoción, odio y ansias de victoria o venganza y acabé destilando indiferencia. Perder contra el Real Madrid siempre molesta pero vamos, que ya no me abro en canal y vierto sal en las heridas.