Carlos Zanón - Fauna Zanón: Todos los días son domingo
La Vanguardia - 23.10.2020
Todos los días son domingo

Vivimos tiempos en los que nada acaba. Todo es siempre lo mismo una y otra vez. Hubo un tiempo que en los bares había máquinas recreativas en las que ponías monedas y jugabas. A matar marcianos o evitar que se te colara la bola en el pinball . Uno jugaba y sabía que por muy bueno que fuera siempre acababa elimi­nado. En ello estaba, en cierto modo, la gracia. La muerte es lo único que da sentido a la vida. Y si no me creen, piensen en Drácula o en José María Aznar. En los bares ahora solo hay máquinas que juegan con la codicia y la fe en que uno puede descodificar a la suerte dentro de una máquina. Señores chinos y ­señoras españolas con el carrito de la compra, a la busca de los tres limones en dos pasos. Al menos ellos –a diferencia de nosotros– saben que ese juego acaba y han de volver a casa.