Carlos Zanón - Fauna Zanón: Sin micros, a fuego
La Vanguardia - La negra flor tour - 09.08.2020
Sin micros, a fuego

El flamenco es como el blues: no puedes cantarlo a medias. Mucha resonancia, mucho drama. Has de cantarlo con todo el corazón”, me suelta Tori Sparks. Nacida en Chicago hace una treintena y pico de años es una fuerza de la naturaleza: por la mañana puede organizar tres bolos, deprimirse con su contable, pelearse con un promotor y bromear con su vecino. Por la tarde, conducir la furgoneta con los instrumentos, después de haber arreglado dos temas nuevos, atender a una radio, ensayar con la banda y aceptar acompañarte a hacer una cerveza en el Glaciar. Pasamos cerca de donde Tori vivió cuando eligió Barcelona en detrimento de París para configurar su carrera musical. Llegó en el 2011 con una experiencia de giras, cuatro discos y tocar con lo mejorcito de Nashville. Los motivos por los que llegó a Barcelona tuvieron que ver con el instinto. De haberse quedado en Francia sería más rica y famosa pero no hubiera conocido a su actual banda (la suma de Calamento y el guitarrista Francisco Guisado “El Rubio”) y, perdón, a mí. Aunque lo nuestro empezó mal.