Carlos Zanón - Fauna Zanón: Sidecar, Glaciar, plaza Reial
La Vanguardia - 22.11.2017
Sidecar, Glaciar, plaza Reial

El 13 de noviembre de 1982 yo tenía treinta y cinco años menos y la sala Sidecar abría sus puertas. Hace pocos días tuvieron el sentido de la oportunidad de olvidar que era lunes y celebraron ese mismo día con una fiesta y actuaciones en directo de artistas talentosos. Llegué antes de tiempo y pasé por el Glaciar. Me di cuenta ese día de que ese bar fue mi bar favorito. Hasta ese momento creí que en Barcelona todo me importaba lo mismo: no había sitios favoritos ni lugares detestables, sólo gente oportuna o inoportuna y mala leche de uno aquí y allá. Este artículo está pareciendo uno de esos artículos que yo detestaba cuando no escribía artículos, así que voy a guardar a Dorian Gray en el sótano y vuelvo. Hola, estoy aquí de nuevo. Les decía que llegué antes de tiempo y me acerqué al Glaciar. Desde este 13 de noviembre he decidido que el Glaciar fue mi bar favorito, aunque igual he ido sólo cuarenta veces en mi vida y nunca supe que era mi bar favorito sección domingo tarde. Cuando la resaca del sábado ya había desplegado toda una mañana de inestabilidad, y habías solventado la paella familiar de los domingos, quedabas a tomar algo, el domingo por la tarde en que ibas al cine Maldà, y ahora lo sé, adoraba ir al Glaciar, en la plaza Reial, enfrente del Side(car), creo que también mi sala favorita quizás porque tocó Alex Chilton y Paul Kelly con su sobrino, y tenía una escalera asesina y parecía que bajabas a The Cavern, y cuando llegabas, estabas en realidad en otro mundo.