Carlos Zanón - Fauna Zanón: ¡Señores, hay niños!
La Vanguardia - 02.04.2017
¡Señores, hay niños!

Cogidos como peluches en una máquina tragaperras de ganchos, vídeos de peleas de padres de hijos futbolistas. Casi un subgénero en sí mismo. No creo que cinematográficamente quede para la posteridad como no ha quedado el subgénero de las películas de judo, que existe, que no todo fue Bruce Lee. La calidad de las grabaciones es buena porque para libros no tendremos pero para cambiar de móvil, lo que sea. El problema no es el aparato que graba ni el pulso del que está grabando. Esa sangre fría de cámara del National Geographic mientras cruzan los ñus el río y los cocodrilos al festín –¡salva a ese ñu y deja de grabar, por el amor de Dios!–. No, el problema es la mediocre puesta en escena, una coreografía ridícula y embarullada, la falta de unas cuantas líneas de diálogo inteligible y que los actores además de imbéciles son torpes. Por eso aunque la escena cafre dure un minuto te pasas treinta segundos aburrido.