Carlos Zanón - Fauna Zanón: Robinson a la salida de un córner
La Vanguardia - 03.05.2020
Robinson a la salida de un córner

Uno, enmarañado en situaciones excepcionales y de dolor, puede tender a perder la esperanza en lo que somos como ente social. Parece que sólo se nos dé bien odiar y partirnos en dos. Luego recibe la noticia –no por esperada menos sentida– de la muerte de un buen tipo con talento comunicativo que te hizo la vida más agradable, y compruebas que aún somos una sociedad que añora más al cómico que al dictador, al que se equivoca y sigue hablando que al que siempre está en el mismo sitio, sin posibilidad de error, diciendo lo que ya se decía, lo que debe decirse igual. No tuve la suerte de conocer a Michael Robinson pero le agradezco los buenos ratos que me hizo pasar, la forma en que me enseñó a mirar algunas cosas de mi deporte favorito. Robinson fue una cura de humildad ante esencias patrias. El tipo que te enseña que es posible al mismo tiempo ser de fuera y de aquí, vivir y dejar vivir. Que te mira y te ve ridículo, digno, patoso y noble. Y todo está bien. Y reírse de uno mismo, mucho mejor.