Carlos Zanón - Fauna Zanón: Pasión por una lavadora
El País - 09.07.2018
Pasión por una lavadora

El Mundial se nos ha estrechado en Eurocopa. Tenemos en semifinales tres lavadoras y una máquina de lanzar saques de esquina. Hay cosas fascinantes en una lavadora. No seré yo quien lo niegue. Desde el manual de instrucciones hasta el juego posicional dentro del tambor: centrifugado, prórroga y penaltis. La lavadora es un invento maravilloso, pero no consta que nadie se enamorara nunca de una lavadora. Tampoco se conocen odios o ataques de ira a lavadoras, y en el fondo el motivo es el mismo: una lavadora da igual. Como mucho empieza a interesarte una lavadora cuando hace cosas raras como perder agua o pararse antes de tiempo. La valoras cuando tiene historia, cuando se queja, cuando toma consciencia de sí misma. Que sea eficaz, que haga bien lo que ha de hacer bien, que se pare a la hora convenida lo das como algo propio del electrodoméstico. Y cuando no funciona se cambia. A veces hasta funcionando la abandonas sin ningún remordimiento, en una mudanza, llena de cal y monedas de céntimo de euro. No habrá jamás nostalgia por una lavadora.