Carlos Zanón - Fauna Zanón: Nuestra mascota, la bestia
La Vanguardia - 26.06.2018
Nuestra mascota, la bestia

Abres la jaula de la bestia. Sólo será un rato. Un poco de jaleo, no más. Para acariciarle el morro y ver qué hace. Solo para contarle las rayas del lomo antes de devolverla a la jaula. Estás tan y tan aburrido en tu mundo sin grandes rupturas ni revoluciones. Te gustan tanto los matones, lo tribal, el desenmascarar conspiraciones y harto de hacerte un lío entre legal, legítimo, Uber, salsa cuatro quesos, Amazon o libertad provisional. Hay un montón de cosas por hacer, tú tan clase media, tú tan airado, tú tan bendecido por profecías autocumplidas y tu aplicación en el móvil para contar pasos. Necesidad de una guerra sin muertes, comer sin engordar, consumir sin pagar. Así que primero suprimes la palabra gitano. Después haces desaparecer su significado en una cajita rellena de aire que no moleste a nadie. Luego, dejas de pensar en ello. Por último, cuando alguien hace una lista de gitanos acuérdate de poner cara de indignado y sorprendido, sorprendido e indignado. O primero suprimes los insultos.