Carlos Zanón - Fauna Zanón: No me llames museo, llámame sopor (1)
El Periódico de Catalunya - 03.08.2015
No me llames museo, llámame sopor (1)

Me aburren los museos. Todos los museos. No quiero disimular más. Mi rechazo a los museos es antes que intelectual, físico, orgánico, a todas luces preconsciente. Desde siempre fue entrar en un museo -el que sea, donde sea, del tema que fuere- y empezar a dolerme los pies. Un dolor insensible a los logros de la humanidad que me rodeen en ese momento ya sean vasijas hititas, Rembrand o el gol de Koeman. Primero los pies. Luego esas arañas peludas destrozando mis gemelos y subiendo hambrientas a por mis riñones. Me pongo en jarras pero el alivio solo es momentáneo. Lo único que me salva es la tienda de souvenirs. Solo allí remite el dolor. El consumismo me sana. Es perverso, lo sé, pero sucede.