Carlos Zanón - Fauna Zanón: Neymar: blanco y en botella
La Vanguardia - 22.05.2018
Neymar: blanco y en botella

Lo supimos desde el principio. Nos quisimos engañar como con aquella historia de amor que nunca fue tal. Daba igual que todos nuestros amigos, parientes, un coro griego de treinta miembros y una orquesta de saxos ululantes por King Curtis nos lo dijera. Queríamos creer en ello. Queríamos creer que ella nos amaba. Y en el caso de Neymar, que nos había elegido por nuestros valores, por Messi, por la ciudad, por lo maravillosos que somos los culés. Por supuesto que había perdido un montón de dinero a cambio de recalar en nuestro equipo. Claro que sí. Era notorio que valoraba más su proyección futbolística, recoger el testigo de Leo, jugar en el más fantástico equipo en la más maravilloso urbe del Universo conocido antes que ganar más dinero en cualquier otra ciudad o país. Por supuesto. Sandro Rosell desde su celda debe estar mirándose todo esto con una –esperemos– que estoica y amarga lucidez.