Carlos Zanón - Fauna Zanón: Navidad en El Corte Inglés
La Vanguardia - 31.12.2019
Navidad en El Corte Inglés

No se era una capital homologable de españolidad sin una iglesia, una plaza con fuente, perro y jubilados y un Corte Inglés. En El Corte Inglés encontrabas cualquier cosa y, si no te gustaba, te devolvían el dinero. Esto último los hizo invencibles. Daba igual el bigote y las corbatas de los dependientes, seres mal cortados embutidos en trajes de sus enemigos, daba igual de cómo llegaron aquellas dependientas al departamento de discos después de pasar por moda Él y moda Ella, mercería y maquinaria agrícola. Daba también igual su artero ataque letal -“¿le puedo ayudar en algo…?”- al que apenas contrarrestabas -cual crucifijo en la mano- con un titubeante “…sólo estábamos mirando”. Daba igual todo eso. Tú ibas a El Corte Inglés porque El Corte Inglés era un ancla que impedía que la ciudad y la clase media salieran volando por los aires.