Carlos Zanón - Fauna Zanón: Muerte de un elefante
La Vanguardia - 22.11.2016
Muerte de un elefante

Después de recibir un tiro mortal, un elefante permanece diez días de pie antes de caer. Lo leí en un libro del escritor argentino Pablo Ramos, quien asegura haberlo leído de dos fuentes distintas. En Hemingway y en el libro de rodaje del cineasta Herzog de su película Fitzcarraldo. Supongo que ahora debería dar pistas sin ofenderles sobre Hemingway, Herzog y Fitzcarraldo, pero no lo voy a hacer. Primero, para no parecer un listillo y segundo, como depositario de un saber –el del siglo XX–, que no lo transmitían chismosas brujas de Macbeth encerradas en ordenadores y móviles. Añadan Macbeth a la lista de cosas que debería aclarar. Realmente, soy un listillo.

Regresemos a nuestro elefante. La imagen es poderosa. Muerto pero aún de pie. Un elefante es un tipo especial. No puede saltar y no olvida jamás. Cualquier niño de mi generación sabía –si se lo encontraba, por ejemplo, en medio de la avenida Virgen de Montserrat antes de ir al colegio– cómo matarlo gracias a las películas de Tarzán (apunten en la lista de listillo) que daban los sábados.