Carlos Zanón - Fauna Zanón: Mi novia juez
La Vanguardia - 07.11.2017
Mi novia juez

Durante unos años tuve una novia juez. Era buena chica pero nunca entendió a los humanos. Trabajaba de lunes a viernes y guardias y días feriados y por feriar. Como es usual fue una brillante estudiante de Derecho. De hecho, yo cambié de estudios para tener algo de que hablar con ella. Por esa época yo quería ser periodista para poder ser escritor, pero acabé siendo abogado para ser escritor y terminar siendo algo así como periodista. Ah, la vida, esa cosa extraña con nombre de zumo de frutas.

Tenía buenos sentimientos mi novia juez pero nunca entendió que la gente dudara y se equivocara, que siguiera dudando y equivocándose hasta la decisión errónea final. Estudiaba a todas horas mi novia juez. A veces la acompañaba a la biblioteca, pero uno acababa leyendo libros tontos de poetas ingleses, de esos que siempre posaban con casacas rojas, caras de tísicos y pelos llevados por el viento del norte. Ella quería hacer un módulo de empresa y yo salir todas las noches con ella. Tenía novio así que me estimó en segunda instancia: estuvimos juntos varios años pero apenas la veía. Siempre estaba entre temarios, fechas y convocatorias.