Carlos Zanón - Fauna Zanón: Medio gin-tonic en Negroni
La Vanguardia - 10.12.2020
Medio gin-tonic en Negroni

La otra tarde dejé medio gin-tonic en una mesa del Negroni. No pude con él. Al marchar, se quedó allá, sobre una mesa negra, húmeda, de nadie. ¿Cómo me puedes dejar atrás? Parecía decirme. Es la vida, y pensé que andamos haciendo recuento y falta gente para Navidad. No parece que se hayan muerto, sino que se fueron sin despedirse. Que se tropezaran por no fijarse. Buena gente con mala suerte que se sacrificó en abril para que pudiéramos comprar en diciembre. Que cayeron por cometer infamias como trabajar en un hospital, estar en una residencia o ir sin mascarilla. Como no los vimos morir, se quedaron en nuestra memoria a medias en una mesa del Negroni. Cuando nos despedimos de ellos, al torcer aquella esquina, en esa llamada a medio atender, la cita pendiente.