Carlos Zanón - Fauna Zanón: Leo se rinde
La Vanguardia - 03.07.2016
Leo se rinde

Hay algo hermoso y puro en la rendición de quien ha competido bien y reconoce no solo la derrota sino que ésta es la última vez que lo intenta. También un alivio reparador, el fin de la maldición de Sísifo: nunca más esa piedra ni esa montaña. Rendirse es derrota pero, al mismo tiempo, algo de victoria. Rehuir la competición, el ser medido, valorado, premiado o castigado. Al rendirte recuperas el derecho a ser solo quién eres, a decir basta, a que las banderas y las plañideras pasen de largo por la puerta de tu casa.

Messi falla su penalti. Luego, Argentina es eliminada. Arrodillado en el suelo, la cara en el césped y más tarde la mirada perdida: hundido, resignado al fracaso, el ajusticiamiento y luego supimos, que a la rendición.