Carlos Zanón - Fauna Zanón: La mitad de todo
La Vanguardia - 15.05.2018
La mitad de todo

A la espera de repostar en la gasolinera de la avenida Paral·lel, la más cercana al puerto, un tipo abre una de las puertas traseras de un coche de matrícula danesa. Coge una mochila del interior, se la coloca al cuello, se sube a una bicicleta y empieza a pedalear como un poseso por una de las calles que suben hacia el Poble Sec. Detrás otro hombre, también en bicicleta, le sigue al mismo ritmo: era quien le cubría las espaldas. La escena llama la atención por extraña. Enseguida empieza a entenderse. Los propietarios del vehículo son una pareja de unos sesenta años, turistas, recién llegados a nuestra ciudad. Ella se da cuenta de lo que ha pasado –les han robado– sin aún comprenderlo. No comprende ni el cómo ni el por qué –la maldad, la traición–. Empieza a gritar. Sólo hace unas horas que está en Barcelona y ya lamenta estar aquí. El dueño de la gasolinera sale escarmentado. Unos tipos esperan a la salida de los vehículos del ferry turístico, fuerzan a que los neumáticos pierdan presión, y para inflarlos les indican la gasolinera más cercana donde está el resto de los ladrones. Todo planeado. Atraco a las seis de la tarde.