Carlos Zanón - Fauna Zanón: “La literatura es un intento de reordenar tus fantasmas”
Página 12 - 27.06.2018
“La literatura es un intento de reordenar tus fantasmas”

El taxista melancólico y mujeriego sospecha que su mujer lo va a dejar. A Sandino –apodo que condensa el recuerdo de un disco triple, Sandinista!, de The Clash– no le gusta conducir. Su mundo está hecho de canciones, libros, películas. Como una criatura perdida, el taxista recorre durante siete días y sus seis noches, de martes a lunes, los barrios de Barcelona con las cenizas de su abuela Lucía –una mujer que fue víctima de la violencia de género y mató a su pareja–, que Santi propone esnifarse en homenaje al padre de Keith Richards. El vértigo de andar sin rumbo se mezcla con la fantasía de poder sortear el tedio de la vida cotidiana. “Una idea recurrente en él se le ilumina por dentro. La idea de desaparecer. Largarse de todo y de todos y no volver. Sin dejar pistas. Vivir con otro nombre, en otro país, haciéndose nuevos amigos, enamorándose de una mujer, no engañándola nunca. Una especie de redención epifánica en un pueblo irlandés, besos a pelirrojas y puertas desvencijadas por la tormenta. A una sola pelirroja y todas las tormentas que sean”, plantea el narrador de Taxi (Salamandra), de Carlos Zanón, novela extraordinaria que explora el desmoronamiento existencial de un modo insoportablemente bello.