Carlos Zanón - Fauna Zanón: La importancia de llamarse Ernest
La Vanguardia - 22.05.2019
La importancia de llamarse Ernest

Ernest Maragall puede llegar a ser alcalde por el hecho de llamarse Ernest. El resto de candidatos querrían llamarse Ernest, tienen algo de Ernest o quieren tenerlo pero sólo Maragall se llama Ernest y en el Velódromo se pide una chapata de butifarra blanca y una cocacola Zero. La importancia de llamarse Ernest. Camisa blanca y peinado marine: rasure cabello y cejas, nada de consenso, barbero, gobierne, decida.

Oscar Wilde escribió y estrenó con absoluto éxito la obra de teatro The importance of being Earnest. Fue en 1895. En el título y en la obra se jugaba que Earnest y Ernest son palabras homófonas y suenan igual. La primera se pude traducir por serio o formal y la segunda es el nombre del coprotagonista. La importancia de ser formal, de ser Ernest. Wilde: de la gloria a la cárcel en sólo tres meses por indecencia grave. De la homofonía a la homofobia. En un portátil que tiene conectado en todo el desayuno, alguien de la campaña de Maragall, aparecen presos en el Congreso. Otro tipo de indecencia grave.