Carlos Zanón - Fauna Zanón: La cajita de música del césar
La Vanguardia - 01.10.2020
La cajita de música del césar

No lo tenía fácil, pero lo consiguió. La cajita de música se cerró cuando él quiso y la música que sonó al cerrarse fue, si no su favorita, una que, al menos, sonó bien a sus oídos. Fuegos fatuos en Ciudad Mezquina y sonido de lira en el balcón. La letra de la música es libertad de expresión, desobediencia y represión. No está mal a cambio del heroísmo demostrado. Roma no es Roma, pero quema igual por televisión. A fin de cuentas, el césar fue como ese jugador que, con el partido perdido por especulación y falta de mordiente, insulta al árbitro para que le expulse y se le reconozca implicación, estar dentro del partido. Ovación de los suyos y el premio de ducharse solo en vestuarios.

Como ya es habitual, nadie le pedirá cuentas de hacer cálculos electorales en medio de una pandemia desbocada y una crisis económica brutal. Él siempre defendió que era césar de sólo una mitad. Le honra la sinceridad. Y en esa mitad, al parecer, todos sanos, funcionarios y rentistas. Es decir, sobrevivirán a todo, esperarán, entenderán, cobrarán. Ser césar de todos le hubiera obligado a ser autonómico y eso no hubiera sonado bien en el interior de la cajita de música en la que ahora el césar procede, por fin, a pasar a la posteridad.