Carlos Zanón - Fauna Zanón: Kung-fu romance
La Vanguardia - 06.12.2016
Kung-fu romance

Si aplicamos la definición de héroe como la de aquella persona que se distingue por realizar una hazaña extraordinaria si esta requiere mucho valor, Mike Stone es un héroe del único tipo que me fascina porque con su hazaña egoísta y estúpida se destroza la vida y convoca el caos. Detrás de ese tipo de hazañas se encuentra el deseo, esa droga brutal e idiota.

Memphis, 1973. Mike Stone es profesor de kárate, que es ese deporte que se ejercita descalzo y en albornoz, y que en la calle no puedes utilizar sin avisar (a menos que andes descalzo y en albornoz). Nuestro héroe mantiene un romance con una de sus alumnas, con la que llega a fugarse. Respiren aliviados: la alumna no es menor de edad. Ahora sí, aguanten la respiración: ella está casada con Elvis Presley.

Más allá del subidón que debió de sentir Mike de tener entre las mangas de su albornoz a una mujer tan atractiva como Priscilla, no podemos obviar el hecho de que ella estuviera engañando ¡a Elvis! Poca broma con eso. Es como liarse con la novia de Zeus o Vargas Llosa. En una sociedad tan cutre y machista eso otorga un cierto meritaje. En mi calle, una vez tuvimos un inquilino del que sólo sabíamos que había birlado una novia a uno de los miembros del Dúo Dinámico.