Carlos Zanón - Fauna Zanón: Habitación 222
La Vanguardia - 06.08.2017
Habitación 222

La historia es sabida, pero llegado el caso cuesta aplicársela. Señor viejo y rico se encapricha de chica joven y guapa. Le ofrece riquezas, una vida mejor. La chica, de entre los pretendientes, lo elige. Con el paso del tiempo, el señor viejo y rico olvida cómo la adquirió. Se dice hasta creérselo que la chica joven y guapa está con él porque es interesante, tiene valores, es elegante y refinado, por no hablar del clima y el cariño de la gente del barrio. Llega el momento sublime en que el señor viejo y rico cree que la chica joven y guapa está con él por amor. Sin avisar, porque hay una necesidad terrible de esconder el precio de las cosas y resulte siempre tan vulgar hablar de dinero. La ceguera del señor viejo y rico no es sólo suya. Concedamos que besarse el escudo de la camiseta y renovar cada diez meses los votos del enlace ayudan a su confusión. Y, de repente, también sin avisar, oh ingrata tú, oh infelice de mí, la estocada traicionera.