Carlos Zanón - Fauna Zanón: Grita más que aún te escucho
La Vanguardia - 19.11.2019
Grita más que aún te escucho

Uno, gritando, no puede elaborar pensamientos complejos. Tampoco puede uno desarrollar un relato, exponer razones, modular y argumentar mientras grita. Siendo honestos, es asustar y no convencer la función del grito. Frases hechas, mensajes sencillos, directos, insultos, amenazas, prejuicios, lamentos. Ese es su territorio. Da igual que el gritón tenga o no razón. Un grito siempre es prisa y empujón y lo peor para un gritón es una frase subordinada o un acceso de tos. Cualquier cosa, en definitiva, que pueda ralentizar o relativizar lo que se viene gritando. Por eso un buen gritón no dejará jamás que le interrumpas.Cállate que estoy gritando. Cállate que tengo prisa por llegar al final del grito. Cállate, cállate, cállate: ¿no ves que estoy gritando?