Carlos Zanón - Fauna Zanón: Ese país lejano llamado Catalunya
La Vanguardia - 12.09.2019
Ese país lejano llamado Catalunya

Plaza Catalana, Arc Iris, plaza Guinardó, Verge de Montserrat, paseo Maragall, Virrei Amat, paseo Valldaura, Via Júlia, Tajo. Hubo Diades en que las que en los balcones y ventanas de estas calles lucían senyeres. No hoy. Ya no cabe colgar banderas para celebrar nada. Si no quieres la independencia, no cuelgues una senyera. Así de simple, así de homogéneo es hoy ser catalán. No hay lugar para la distracción, lo frívolo o lo pasajero. Las pocas banderas que cuelgan, descoloridas, llevan meses, años, ahí. Son muestras de dolor y resistencia. De frustración, impotencia, tanto amor propio como santo y seña entre vecinos. Algo fijado en un mundo confuso, volátil e hiriente en cuanto sales de internet.
Quizás no importe a quien debería importar o, simplemente, sea daño colateral pero en estos barrios vivía gente que tenía un compromiso con una idea inclusiva de Catalunya. Que se sentía orgullosa de ser Catalunya sin que eso significara ir contra nadie ni a favor de nada. Historias de ayer. Pero esta sensación de forzada normalidad es casi agresiva. Una parte de Barcelona ya nunca se sentirá española o no aceptará sin menosprecio lo español. La otra parte ya le han hecho saber que no es catalana pero sospecha que tampoco sabrá ser ya española. Para éstos se cerraron las murallas. Quedaron fuera.