Carlos Zanón - Fauna Zanón: El Mundial: eso y tú
El País - 13.06.2018
El Mundial: eso y tú

Un nuevo Mundial siempre es el mismo Mundial. Un enigma sobre ti mismo. Entre la maraña de recuerdos de Mundiales me asalta un Marruecos-Alemania de madrugada mientras estudiaba Derecho Romano. Aprobé y quedaron 1 a 1. ¿Por qué uno se hace cosas así? El misterio del fútbol, ese deporte tan apasionante, aburrido, injusto y épico como la vida misma.

Me intrigan sobremanera los seguidores que dilapidan sus ahorros viajando a la otra parte del planeta para ver caer a su equipo a los tres partidos. Es el mismo ente humano que se quejará, ya de regreso al hogar, de que no lee porque los libros son caros y que a qué viene el impuesto de circulación. Se pintan la cara, llevan banderas y siempre están de buen humor, a veces hasta sobrios. Los jugadores se los miran siempre de reojo como esperando que en cualquier momento se desvele que se trata de una cámara indiscreta, que saquen una pistola o inviten a esa cerveza. El Mundial nos tiene a nosotros, el público que corresponde a lo que es el evento. No aguantamos la comparación con unos Juegos Olímpicos.