Carlos Zanón - Fauna Zanón: El escritor y yo
El País - 13.01.2019
El escritor y yo

CARLOS ZANÓN: Hola, soy yo.

—MANUEL VÁZQUEZ MONTALBÁN: Lo sé.

—Era una forma de empezar.

—Imagino que tiene mejores maneras de hacerlo.

—¿Supongo que lo habrá leído?

—¿El qué? Ah, el libro.

—No le voy a preguntar si le ha gustado.

—¿No?

—No se ofenda, pero creo que eso no importa mucho. Me tenía que gustar a mí. Cuando uno escribe un libro, o lo hace suyo, o no escribe nada.

—Suena un pelín arrogante.

—No lo pretendía.

—Pero supongo que tiene razón. Lo ha escrito en primera persona.

—Sí, era una forma de mantener las distancias. ¿Usted nunca tuvo la tentación de escribirlo en primera persona? A veces hizo trampa. Utilizaba la tercera, pero era una primera tramposa.

—Sí, lo pensé a veces. Juan Marsé me insistía con eso. Pero ¿usted cree que esto le va a importar a alguien?

—Mientras escribía el libro me preguntaba si le gustaría la idea de que alguien manejara su personaje.

—Siempre son preferibles los mercados a los museos. ¿Se ha portado bien el chico?

—¿Con Carvalho…? Sí, supongo. A su manera asilvestrada, pero sí. Se me escapaba a veces y en unas era demasiado yo y en otras no conseguía reconocerle.

—Si le consuela, creo que eso siempre sucede con los personajes que son conscientes de sí mismos. Me hubiera molestado que se burlara de él.