Carlos Zanón - Fauna Zanón: El beso de Blancanieves
La Vanguardia - 03.12.2019
El beso de Blancanieves

Y de repente Tamara besó a Jordi Cruz. De imprevisto. Uno de esos besos que ves claros y no te lo piensas. Lo que al revés hubiera sido agresión heteropatriarcal, lo asimilamos como una monería imparable. Anteriormente, Tamara, la hija de Carlos Falcó e Isabel Preysler –esa gran mujer a la que todos los abogados matrimonialistas idolatran por encarnar tan bien el concepto de pensión compensatoria– había dicho a otro concursante vip –actor, rumbero, hija empresaria de taurino o similar– que Jordi Cruz vivía en Manresa, un suburbio de Barcelona.

Entiendo el enfado de los manresanos. Sin embargo, entiendo menos la ofensa por la ignorancia localista. ¡Es Tamara Falcó, no un miembro de la National Geographic…! Pero no perdamos de vista lo esencial: suburbio. Ciudad, barrio, suburbio y arrabal. Vuelve el tango. Y así que me entero que crecí en un suburbio de Barcelona y Tamara al besar a Jordi besó a los Niños Perdidos de mi infancia.