Carlos Zanón - Fauna Zanón: Desde los balcones
La Vanguardia - 14.06.2016
Desde los balcones

Importa más no sentir nada que las heridas. Las disculpas que no son tales. No debería estar aquí. No pregunté si podía entrar. Tampoco quise preguntar. Esta habitación, tu vida: ¿qué hacemos ahora? El desorden, el tratar de aceptar que no todo se entiende. Cosas así. Llegar de madrugada, la mano en los bolsillos de la chaqueta. Extraes el botín sobre la mesa del comedor. Una llave, un caramelo, un papel con un número de teléfono al que le faltan dos números. También un mechero que no es tuyo, monedas. El embriagador aroma a posibilidad, a robo, a ¿por qué no? Los dedos manchados del hollín de las persianas bajadas. El perfume a destrozo, a porque me dio la gana. Todo tan incorrecto.