Carlos Zanón - Fauna Zanón: Cuando fui normal
La Vanguardia - 03.08.2021
Cuando fui normal

Hubo un tiempo en que fui normal. Era fácil porque estaba rodeado de gente normal. Gente corriente que se percibía dentro del estándar de la normalidad. Era un tiempo, lejano ya, casi mítico, en el que además de normal, la gente se pensaba sana y resistente. Con los ojos de hoy todos nosotros no éramos para nada gente normal. Ni sana. Ni muy resistente, ya que se te morían los abuelos a la edad en que ahora te planteas un injerto de pelo en Estambul. Pero igual que ahora todos nos sabemos distintos, especiales, víctimas, enfermos y tiranos, hubo un tiempo en que no ser normal no estaba bien visto. Uno trataba de ser normal como ahora uno trata de no serlo. Que la normalidad no existe ni existió nunca es algo que uno sabe ahora, versionando mal a Gil de Biedma. Uno podía estar como unas maracas, con una biografía que haría aburrida la de Oliver Twist, tosiendo sangre, con las piernas o los ojos en zigzag y se tenía por un tipo normal, sano y aquí estamos porque hemos venido. Lo anormal, lo raro, lo enfermo lindaba con el Código Penal y perversiones demoniacas. Nadie quería estar fuera ni pasar frío. Ahora los raros estamos dentro y fuera no queda nadie. Solo el frío, es de suponer.