Carlos Zanón - Fauna Zanón: Con todos ustedes, el lobo
La Vanguardia - 20.11.2018
Con todos ustedes, el lobo

Lo políticamente correcto nos hizo creer que nos gustaban los guisos sin sal, el pescado hervido, los chicles sin azúcar. Si utilizábamos palabras que no ofendieran a nadie que no fuera blanco, gordo y heterosexual, se conjuraba todo mal. Nadie ofendido, nadie violento: puro placebo 1984. Lo políticamente correcto trató de alisar las arrugas y aristas de todos los envases. Si todos los envases eran idénticos y las minorías se guardaban dentro del mismo búnker del lenguaje que no manchara ni ofendiera, no habría injusticia social. Mida usted sus palabras que me ofendo y le acuso de lo más grave. Por eso, a las primeras de cambio, volvimos a creer en charlatanes que prometían crecepelos y nos encantó que se volviera a insultar a la gente y a que nos tangaran. Que se hicieran trampas, que se mintiera, que se señalara con el dedo, que se hicieran listas y se acusara y linchara. En definitiva, que se pusiera sal a nuestros platos. Sal con mentiras, exageraciones con sal, secretos, conspiraciones saladas, difamaciones y viejos tuits especiados y muy salados.