Carlos Zanón - Fauna Zanón: Coches y chicas
La Vanguardia - 25.09.2018
Coches y chicas

Con un título tan directo como Una historia negra, la escritora Antonella Lattazi bautizó su última novela recién publicada en catalán y castellano. Es una historia muy negra y amoral, con Roma de personaje y escenario, pero especialmente es un trabajo literario sobre una relación de violencia doméstica y familiar. Al ser literaria la novela y no un juntapalabras, el mapa de lo narrado es muy inquietante sin ninguna respuesta obvia ni tan siquiera respecto a la víctima. Huye Lattanza del maniqueísmo como uno de los deméritos de la literatura en un libro. Lo violento, la violencia genera situaciones que son como cajas chinas. La víctima, por ejemplo, se encuentra, a menudo, atrapada en la duda de quién es el anómalo: ¿Dr. Jekyll o Mr. Hyde? El amor violento no es sino la perversión del amor romántico y en la memez que, a veces, si no duele, no te destroza, no encela es que no es apasionado y no nos vale. Ese amor, un invento cultural de hace poco más de dos siglos, es un producto invencible. Es una droga fantástica si lo sabes. El problema es, como siempre, cuando acabas creyéndote tu propia propaganda. Si uno se inmola en eso de eres todo para mí, te encontré entre un millar, siempre estaremos juntos y no soporto imaginar que amaste o puedes amar a alguien que no sea yo, aquello –no siempre: bien vivido es un regalo– puede derivar en una relación de yonqui desesperado y dealer piscópata.