Carlos Zanón - Fauna Zanón: Casa partida por la mitad
La Vanguardia - 01.05.2018
Casa partida por la mitad

Él te mira y se pregunta cómo puedes ser así. Tú le miras y piensas lo mismo de él. Parecíais buenos tipos los dos pero igual no lo erais y podéis vivir perfectamente sin hablaros nunca más. La casa no es muy grande pero hay suficiente espacio para fingir que el otro no duerme allí ni siente, piensa o padece. Igual él siempre fue un supremacista, un idiota, un beato, un talibán o un fascista. Igual no era una cuestión de vivir y trabajar, igual era una cuestión de sangre y fe en el mismo dios que tú.