Carlos Zanón - Fauna Zanón: Aquellas trenzas suyas
La Vanguardia - 03.01.2021
Aquellas trenzas suyas

Pasan los días y no me puedo quitar de la cabeza aquellas trenzas suyas. Se ha de tener mucha personalidad o bien que sus asesores sean los de Julio César en los idus de marzo, para colocarse esas trenzas en medio de una tremenda crisis de club. El equipo, la institución, la civilización occidental se viene abajo y tú le pides a tu padre separado, el lunes a las 8.30, unas trenzas para ir a clase de gimnasia. Y tu padre separado te las hace como puede y sabe el pobre hombre. Y este, que ya está llegando tarde al trabajo, recuerda unas trenzas en una cría que vivía en un árbol con un mono llamado Señor Nilsson y un caballo de lunares. Ese recuerdo delata la edad del padre separado. Por lo que se pone las pilas y piensa en algo más actual, digamos en Greta Thunberg. Y, claro, entre la confusión, las trenzas salen como salen.