Carlos Zanón - Fauna Zanón: Aparque su abuelo aquí
La Vanguardia - 09.07.2020
Aparque su abuelo aquí

Empieza el verano y echamos de menos al abuelo que la Covid-19 y nuestros políticos nos mataron. Desde hace años, cada primer día de nuestras vacaciones lo ingresábamos sin falta en un hospital. ¿En dónde iba a estar mejor cuidado que allí…? No voy a negar que eran molestas las llamadas del centro médico durante las siguientes semanas para que fuéramos a buscarle e impertinentes las miradas del personal cuando a finales de julio o agosto lo desaparcábamos. Es increíble: ¿acaso creen que hubiera estado mejor solo en casa…?

A veces, aprovechábamos el mismo viaje para abandonar a nuestra mascota en una gasolinera. ¿En qué otro lugar iba a ser más fácil que encontrara nuevos dueños que entre surtidores y asfalto…? Hay quien deja abuelos y mascotas a la vez, o solo abuelos, pero me temo que eso es no entender la lógica del mercado. Un abuelo y una mascota se hacen compañía, sí, de acuerdo, pero es difícil encontrar una familia que quiera acoger perro y anciano. Por otro lado, si dejas a un abuelo olvidado en una gasolinera, este –los hay muy emprendedores– puede decidir volver por sus propios medios, y carriles bici Colau te pone los que quieras, pero carriles de abuelos abandonados, ni uno. El sistema, por su parte, es cruel y un abuelo muerto no puede cobrar la pensión. Por todo ello, recomendamos aparcar el abuelo en una clínica o solo en casa con la nevera llena y un vecino cerca, diligente y con llaves.