Carlos Zanón - Fauna Zanón: A orillas del mar, morí (2)
El Periódico de Catalunya - 04.08.2015
A orillas del mar, morí (2)

Hace unos años se hizo un experimento sociológico que considero interesante. Fijé mi atención en él porque, una vez más, la inocencia de unos ojos nos señalaban que el emperador estaba desnudo. El experimento consistió en trasladar a miembros de una tribu africana que apenas había tenido contacto exterior a convivir en nuestras sociedades durante unas semanas. En el estudio posterior a esa experiencia se extraían muchas conclusiones. Una de ellas formulaba qué les había resultado más chocante de nuestras costumbres. Fueron muchas, casi todas, como no podía ser de otro modo. Pero las que nunca fallaban en su extrañeza eran la de sacar a pasear a nuestras mascotas y la de ir a tomar el sol en verano a la playa. ¿Qué sentido tenía poseer un animal para esclavizarlo y, a su vez, esclavizarte? ¿Por qué, pudiendo estar a refugio del sol, uno iba a su encuentro, desprotegido, embadurnado de aceites y reflectantes? Habrá adivinado -mi lector, mi hermano- que entre mis propósitos para el próximo mes de septiembre es el no volver a pisar playa alguna durante los meses de calor. Dentro de unos años, en el Museo de la Tortura de la Humanidad al lado de la lapidación y la Dama de Hierro estará ir a la playa de L'Escala en el mes de julio. Admito apuestas.